miércoles, 23 de mayo de 2007

Sociedades (III). Ejemplos de sociedades y gremios

El Gremio de Ladrones.
Los ladrones de los Reinos Brillantes se unieron recientemente para formar una sola entidad, sin sede conocida, de localización desconocida y con una cantidad de miembros no definida.
La localización exacta del gremio de los ladrones es un secreto muy bien guardado. Sólo se conoce que ninguna de sus cuatro delegaciones principales reconocidas es su sede principal, conocida como el Gremio de Ladrones, el Consejo de los Ladrones o, simplemente, El Consejo.
También llamado con ironía El Honrado Gremio del Robo, el gremio de los ladrones es el lugar desde donde se gestiona, controla y regula la organización de todo el crimen pequeño (y no tan pequeño) en los Reinos Brillantes, a excepción del asesinato (responsabilidad exclusiva del gremio de los asesinos). Los ladrones y los asesinos tienen un acuerdo; ni unos ni otros invaden su jardín. Este acuerdo tácito mantiene un equilibrio precario entre los dos principales gremios del crimen desde hace décadas, pero la paz entre los dos es precaria y los conflictos son numerosos y muy habituales.
El gremio de ladrones gobierna el hurto, la ratería, la prostitución (allí donde es una actividad ilegal no reglada), el espionaje, la falsificación, el comercio de mercancías ilícitas, el contrabando y el fraude. Algunas delegaciones locales asumen también el control de los mendigos. La mayoría de los otros crímenes, tales como el control de los territorios o los impuestos por protección, se consideran de menor importancia aunque el gremio tendrá la supervisión sobre esos asuntos.
No todos estos crímenes son la responsabilidad del gremio; el crimen es inherente en cada raza y tan probable que suceda sin la ayuda del gremio como con él.

• El Código del Gremio de Ladrones.
1. El Gremio es padre y es madre. Se le debe respeto y devoción.
2. Un ladrón no delata. Si es capturado por las autoridades en el transcurso o como consecuencia de un trabajo, no debe revelar las identidades de sus socios, informadores u contactos.
3. Un ladrón informara honestamente al gremio de cuanto dinero u objetos de valor se consiguieron en un trabajo; no timará.
4. Un ladrón compartirá el botín a partes iguales o con un acuerdo anticipado con sus socios y cederá una parte, siempre, al gremio.
5. Un ladrón compartirá sus ganancias si hay que ayudar a otro compañero, para pagar multas, sobornar agentes,...
6. Si un ladrón posee información valiosa, la compartirá con el gremio o los demás profesionales.
7. Los ladrones se ayudan unos a otros a pesar de enemistades o diferencias personales.

Algunas reglas básicas sobre los gremios de ladrones:

• Los gremios de ladrones están organizados de modo similar a los gremios de artesanos o comerciantes. Aunque sus miembros operan más allá de la ley, su estructura interna será familiar a cualquier profesional de un campo más mundano.

• Para muchas personas, la palabra ladrón está asociada al concepto de maldad. Esto no es así, al menos no en todos los casos. De hecho, la mayoría de los profesionales del hurto y del robo son oportunistas de carácter individualista y solitario. Así, la profesión de ladrón no es honrada, pero no es tampoco enteramente deshonrosa. En su mejor aspecto; el ladrón es un héroe romántico impulsado por nobles propósitos pero con un carácter muy fuerte. Una personalidad así puede realmente desear el bien, pero cae constantemente en la tentación. Ya sea por necesidad o por gusto, innumerables miembros de diferentes razas han sobrevivido de esta forma a lo largo de la historia. Incluso se han dado casos en los que personajes ilustres o heroicos se han visto obligados a vivir de esta forma. Esta mala reputación tan extendida que tienen acentúa su aislamiento. Los gremios de ladrones se complacen con esta marginación, ya que garantiza que casi nadie se fije en ellos y les da un mayor margen de maniobra.

• Los gremios de ladrones no reclutan abiertamente a nuevos aprendices. Consideran más fácil formar a un joven ladronzuelo en el oficio en sus sedes gremiales que contratar la pericia de un aprendiz y aceptarlo en sus filas sin haberlo probado por anticipado. A pesar de ello, si alguien quiere ingresar en el gremio debe pasar la prueba gremial (como en cualquier otro gremio). Las condiciones de acceso son estrictas, y las pruebas a las que someten a los aspirantes tienen fama de haber incrementado las visitas a los médicos y curanderos.
Como dice el maestre del gremio: "Nos buscan aquí, ellos nos buscan allí, ellos buscan los ladrones por todas partes. Pero la primera prueba de ser digno como un miembro de nuestro gremio es encontrarnos, y nos demuestra que usted tiene la iniciativa para solicitar aprendizaje. No le buscaremos".

• Cuando se pretende captar a un nuevo miembro primero se le encarga un pequeño trabajo para comprobar su valía y después, si el resultado es satisfactorio, se le entrega su sello de identificación ya sea en forma de anillo, colgante o pendiente. Este sello es muy característico y será lo que, a partir de entonces, identificará al individuo como miembro del Gremio.

• La promoción en un gremio es rápida al principio. La organización es meritocrática en sus niveles inferiores por lo que los miembros más capacitados tienden a obtener los trabajos más lucrativos. Unos pocos incluso ofrecen clases formales de entrenamiento y una serie de exámenes como parte de su proceso de promoción. Alcanzar posiciones de liderazgo tiende a ser un poco más difícil y menos estructurado que ganar cierto rango en una especialidad, y la competición por esos puestos es feroz. Con frecuencia la única manera de ascender es hacer caer a alguien.

• El canto de ladrones es una forma especial de comunicación conocida por todos los ladrones y sus asociados. No es un lenguaje distinto; consiste en palabras de jerga y significados implicados que pueden ser elaboradas en cualquier lenguaje. El vocabulario del canto de ladrones limita su uso a discutir cosas que interesan a los ladrones: botines robados, primos, entrar por la fuerza, simplones, embaucamientos y cosas parecidas. De todos modos, no es un lenguaje. Dos ladrones no pueden comunicarse a través del canto de ladrones a menos que conozcan un lenguaje común. El canto es útil, sin embargo, para identificar a los pillos de entre la gente normal deslizando unos cuantos asomos de jerga en una conversación normal.

• En un gremio de ladrones el control es estrecho y estricto. Los miembros deben solicitar permiso para realizar el trabajo en ciertas zonas o contra blancos específicos, para no poner en peligro ningún trato lucrativo o interferir en las misiones de otros miembros.

• Un gremio de ladrones tradicional subdivide a sus miembros bien por especialidad (ladrones de bolsos, allanadores, atracadores,...) o por localización. En cada caso, un líder diferente supervisa cada subgrupo; esto es, un maestro del gremio regula cada especialidad criminal, o un "jefe de barrio" controla cada vecindario. Los gremios tradicionales más grandes tienen tanto jefes zonales como jefes por especialidades. Aunque esta abundancia de líderes aumenta el nivel de control del gremio, también aumenta considerablemente su nivel de burocracia... y de corrupción. Ambos tipos operan eficientemente la mayor parte del tiempo, con los jefes confiriendo regularmente misiones específicas a equipos interdisciplinares que se crean para ellas.
Los jefes a cargo de las diferentes especialidades y barrios normalmente forman un consejo de gobierno para el gremio en su conjunto. Algunos consejos deciden todos los asuntos importantes para el gremio mediante votaciones, mientras que otros sirven como consejeros a un único maestre general del gremio.
Las información suele extenderse rápidamente en estas organizaciones, pero de vez en cuando un gremio tiene tantos rangos y subgrupos que una sección no sabe lo que está haciendo otra. Sin embargo, debido a que este tipo de gremio se toma muy en serio los asuntos de organización sus líderes suelen solucionar rápidamente estos problemas de comunicación.

• Los contactos son esenciales. Como se suele decir... "hay que tener amigos hasta en el infierno". La vida de ladrón es complicada, no te puedes fiar ni de tu sombra y mucho menos tratando entre ladrones. Antes o después, habrá algún descontento en el gremio de ladrones que trate de apuñalarte por la espalda (en sentido figurado y en el literal), para escalar puestos dentro de un gremio. Y es posible que por una razón u otra de con tus huesos en algún calabozo. Escoge a los mejores y más eficientes que te puedan hacer un servicio rápido y eficaz. Págales bien y tendrás mucho ganado.

• Los gremios de ladrones no construyen castillos o fortalezas en el sentido habitual. En vez de ello, se inclinan hacia moradas aparentemente pequeñas, en especial si la auténtica finalidad del edificio puede disimularse fácilmente. Naturalmente, ubicado en las ciudades, puesto que ahí es donde realizan más lucrativamente sus tratos y donde la auténtica naturaleza del lugar será un secreto celosamente guardado.

Un tema distinto dentro del latrocinio son los bandidos, ladrones independientes que actúan al margen de los gremios. Ellos son uno de los mayores problemas internos que un país puede sufrir y son perseguidos tanto por los propios gremios como por las fuerzas del orden. En un reino grande puede haber cientos de bandidos acechando en caminos y senderos. Normalmente no son un problema de excesiva importancia: un país poderoso puede limpiar de bandidos todas sus tierras con regularidad. Este tipo de operaciones, sin embargo, conllevan un enorme gasto tanto de recursos como de efectivos militares, y muchas veces se hacen limpiezas parciales de bandidos, donde se eliminan los grupos más peligrosos. En ocasiones, un pueblo aterrorizado por una banda organizada de bandidos es totalmente olvidado por las fuerzas de seguridad. En estos casos, la esperanza de los aldeanos está en la nobleza local o bien en un grupo fuerte y aguerrido de aventureros...
Los bandidos se organizan casi exclusivamente en bandas y viven exclusivamente de los que consiguen de forma ilegal. Por ello suelen estar bien organizados, encubriendo sus actividades lo mejor que pueden y ocultando su presencia tanto tiempo como les sea posible. En contra de la creencia popular, las luchas internas entre los bandidos no son frecuentes: todos los miembros de una banda saben que su situación es demasiado delicada como para jugársela con problemas internos. Por regla general, un grupo de bandidos con problemas personales entre sus miembros termina sus días rápidamente.
A cargo de cada banda hay casi siempre un jefe. Suele ser el individuo más inteligente y fuerte, si bien cada cultura parece "producir" jefes de características distintas. Los jefes mantienen unida la banda con la fuerza de su voluntad o sus armas, y se autorecompensan por ellos con mayor cantidad de botín que sus subalternos. Respecto a la composición de una banda de bandidos, sólo puede decirse que varía enormemente. Los sujetos que viven del pillaje pueden ser desde ladrones expulsados de un gremio a traidores huidos desde asesinos, pasando por infiltrados, vagabundos o retrasados. Sin embargo, ya sea por temor o interés, suelen cumplir con las normas que el grupo les impone. Después de todo, es su medio de ganarse la vida...

Gremio de Alquimistas.
La alquimia es una antigua práctica que combina elementos de la ciencia, la magia, la astrología, el arte, la metalurgia, la medicina, el misticismo y la religión. Siempre se ha dicho que los alquimistas de los Reinos Brillantes suelen perseguir tres metas fundamentales que persiguieron muchos alquimistas. La primera y más famosa es la transmutación de metales comunes en oro o plata. También intentan crear la panacea universal, un remedio que curaría todas las enfermedades y prolongaría la vida indefinidamente. La tercera meta de los alquimistas es crear vida.
En realidad, el trabajo de la mayoría de los alquimistas se limita a crear sustancias que poseen propiedades mágicas inherentes (pociones o brebajes, ungüentos o pomadas,...) o sustancias químicas de producción compleja (tinta, pólvora, afrodisíacos, cosméticos...). Al no tener el don de la magia, los alquimistas investigaron otras formas de conseguir tales efectos, combinando hierbas y metales para conseguir los más poderosos conjuros metidos en frascos de vidrio.
Habitualmente trabajan bajo el control y la supervisión de un gremio, en pequeños laboratorios escondidos entre las callejuelas de las grandes ciudades o en grandes laboratorios aislados del mundo en pequeñas aldeas.

Gremios Mágicos.
Los mágicos con disposiciones parecidas a menudo se juntan en grupos, a los que se llama comúnmente gremios de magos (no confundir con clanes de magos, de los que hablaremos en otro momento). El título es poco apropiado, ya que la mayoría no restringen su afiliación únicamente a magos sino que aceptan a cualquiera que pueda usar la magia, como criaturas mágicas y a veces incluso clérigos. Debido a la gran diversidad de magia y de usuarios de la magia, no existe nada que pueda considerarse un gremio de magos típico.
Aunque se les llama gremios, no son lugares organizados en el estricto sentido mercantil de la palabra, sino que más bien identifica una disciplina mágica. Un gremio es una aproximación a la magia y al lanzamiento de conjuros que enfatiza un tipo especial de conjuro. Hay gremios de sanadores, de nigromantes, de chamanes, de invocadores,...
La principal diferencia es que para los magos adscritos a gremios el realizar servicios pagados es algo cotidiano. Los gremios tiene una lista de tarifas que cubren desde el pago por los sortilegios hasta el alquiler de un adepto para asegurarse de que un barco llegue a su destino. Naturalmente esto ha implicado a los gremios mágicos en asuntos mundanos de todo tipo, incluyendo los políticos y criminales, lo que ha provocado varias fricciones con el poder político y el cierre de varias delegaciones gremiales de los Reinos Brillantes.
Algunos gremios mágicos tienen cuerpos formales con un papel para sus miembros, métodos de identificación, y gobiernos oficiales. Otros, en cambio, son simplemente individuos desorganizados que no comparten otra cosa que una herencia intelectual común. No todos los magos pertenecen a un gremio, ya que el tiempo tiende a separar las distintas ramas tanto como a mezclarlas entre sí.
Por ejemplo, los miembros del Gremio de Sanadores de cualquier localidad son hábiles en las artes de enmendar, sanar y corregir. La curación mágica es particularmente útil en medio del combate o en preparación para un encuentro duro. Usando esos métodos, las heridas se cierran al instante y el vigor se recupera. Un mago del Gremio de Sanadores sabe cómo utilizar las medicinas naturales y los principios básicos de los primeros auxilios y la administración de pócimas.
La mayoría de los gremios de magos son públicos, tienen sedes fijas y son fáciles de encontrar. Las villas más pequeñas pueden tener un solo gremio y en las rurales no suelen vivir los suficientes magos para formar un gremio. Los usuarios de la magia de estos lugares a menudo se juntan con el gremio más cercano.
Aunque no todos los gremios son públicos o fáciles de encontrar, a veces los magos tienen conflictos con la autoridad o con la plebe local. Los gremios situados en entornos hostiles funcionan en secreto, con sedes que pueden ser temporales y mediante nombres en clave puesto que las vidas de sus miembros pueden depender de esta confidencialidad.
Normalmente estos gremios se forman con el propósito de compartir recursos. Piden una cuota de admisión y cuotas anuales o mensuales, aunque algunos gremios precisan de uno de los miembros que apadrine al mago que quiere ser admitido. Incluso algunos gremios requieren que el aspirante realice una prueba de acceso (los gremios consolidados pueden tener un conjunto formal de pruebas que el aspirante debe pasar). Algunos incluso restringen sus miembros (línea de sangre familiar o raza), aunque no es habitual.Los beneficios que se consiguen por ser parte de un gremio a menudo se corresponden con la dificultad para entrar y la cantidad de colaboración necesaria para ser miembro fijo. Algunos gremios tienen diferentes niveles de afiliación, con privilegios que se incrementan con el coste.
Cabe destacar que hay tantos gremios mágicos distintos como disciplinas de las artes arcanas y escuelas de magia existen en los Reinos Brillantes. Para hacerse una idea de la magnitud de la que estamos hablando invitamos a repasar los artículos dedicados a las disciplinas y escuelas mágicas.

1 comentario:

adriana dijo...

Muy interesante el artículo sobre el gremio de ladrones. Me gustaría saber de dónde sacaste esta información, claro si es posible...