domingo, 26 de agosto de 2007

Enfermedades

Las enfermedades son una amenaza subyacente constante. Algunas de ellas se propagan a través del contacto con personas infectadas, otras simplemente por el hecho de estar cerca de ellas. Las hay que se transmiten por medio de los alimentos que uno come, y otras a través del suministro de agua contaminada. Incluso los animales que uno caza pueden ser portadores de enfermedades.
La posibilidad de detectar una infección o identificar a una persona enferma depende de la enfermedad en cuestión. La habilidad de curar y sanar es importante al intentar detectarlas o identificarlas, independientemente del tipo de enfermedad que encuentre. El error de diagnóstico es frecuente.
La mayoría de las enfermedades simplemente son infecciones víricas menores, y son las que se encuentran la mayoría de las veces. Debilitan temporalmente al cuerpo pero no suelen ser letales. No obstante, muchas afecciones pueden ser realmente mortíferas si no las tratas, y en algunos casos es difícil salir con vida incluso disponiendo de los cuidados médicos apropiados.

Encontrar la Enfermedad.
Cada vez que un personaje esté en contacto con un medio de transmisión, como agua contaminada, comida contaminada o una zona contaminada, existen posibilidades de infectarse con una o más enfermedades correspondientes.
Es posible que al principio los personajes no sean conscientes de ello. Una identificación con éxito proporciona al grupo mayores oportunidades de tomar precauciones, como no comer comida infectada o permanecer a una distancia de los portadores a contra viento. Es posible evitar la exposición totalmente, aunque entren a un pueblo sabiendo que contiene enfermedades, si está en cuarentena o si se toman precauciones para evitar los medios de transmisión. Un diagnóstico erróneo no hace que sea imposible evitar la afección si la enfermedad diagnosticada erróneamente tiene los mismos medios de transmisión que la autentica enfermedad

Los “síntomas” enumeran los efectos visibles que la enfermedad tiene en las víctimas. Algunos síntomas incluyen desde síntomas en el pecho (tos, pulmones encharcados, molestias en el pecho), diarrea, desmayos (desmayos, mareos, delirios), efectos febriles (fiebre, escalofríos, sudoración), nauseas, dolor (Abdominal, pecho, cabeza, cuello), piel (heridas, sarpullidos, ulceraciones), hinchazones (anginas, nódulos linfáticos, glándulas) u otros (sudoración excesiva o sangre en los mocos por ejemplo).
El “diagnóstico” enumera las características para una identificación correcta de la enfermedad al final de cada una de las progresivas fases (Incubación, Fase I, Fase II).
El "error de diagnóstico" indica las enfermedades con las que se puede confundir la dolencia.
La “progresión” marca el periodo de incubación, así como cuanto dura la enfermedad en la Fase I y en la Fase II.
La “recuperación” se refiere a la recuperación completa al final del periodo de incubación, y al terminar la Fase I y acabando la Fase II.
La “debilidad” presenta la duración y la gravedad de los efectos tras haber tenido éxito en la recuperación.

Enfermedades.

• Disentería.
Transmisión: Los alimentos y el agua pueden contener esta enfermedad. Aquellos que coman o beban sustancias o alimentos infectados pueden contraerla.
Síntomas: Dolor abdominal, diarrea.
Diagnóstico: Difícil.
Error de diagnóstico: Cólera, Gripe.
Progresión: La incubación es de 1 a 3 días. La enfermedad permanece en la fase I durante 3 días tras la incubación, y se desarrolla por completo durante 7 días.
Recuperación: Difícil.
Posibilidad de Muerte: Baja.
Debilidad tras la recuperación: 7 días.

• Cólera.
Transmisión: Alimentos y agua pueden contener esta enfermedad. Aquellos que coman o beban sustancias o alimentos infectado pueden contraerla.
Síntomas: Dolor abdominal, fiebre, diarrea.
Diagnóstico: Difícil.
Error de diagnóstico: Disentería.
Progresión: La incubación solo es un día. La fase I de la enfermedad dura 3 días tras la incubación, y se desarrolla completamente en los siguientes 3 días.
Recuperación: Muy difícil.
Posibilidad de Muerte: Baja.
Debilidad tras la recuperación: 28 días.

• Hepatitis.
Transmisión: El contacto, los alimentos o el agua pueden transmitir esta enfermedad.
Síntomas: Fiebre, malestar general.
Diagnóstico: Muy difícil.
Error de diagnóstico: Gripe.
Progresión: La incubación es de un mes. La primera fase dura 3 días tras la incubación y se desarrolla completamente durante 5 días más.
Recuperación: Muy difícil.
Posibilidad de Muerte: Muy baja.

• Intoxicación alimentaria.
Transmisión: Alimentos.
Síntomas: Fuerte dolor abdominal, calambres y un poco de fiebre.
Diagnóstico: Difícil.
Error de diagnóstico: Cólera.
Progresión: La incubación es de 1 día. La primera fase dura 1 día tras la incubación y se desarrolla completamente durante 2 días más.
Recuperación: Muy difícil.
Posibilidad de Muerte: Muy baja.
Debilidad tras la recuperación: 14 días.

• Neumonía.
Transmisión: Contacto, transmitido por el aire.
Síntomas: Tos, pulmones encharcados, molestias en el pecho.
Diagnóstico: Normal.
Error de diagnóstico: Peste, gripe.
Progresión: La incubación es de 3 días. La primera fase dura 5 días tras la incubación y se desarrolla completamente durante 9 días más.
Recuperación: Normal.
Posibilidad de Muerte: Muy baja.
Debilidad tras la recuperación: 7 días.

• Fiebre tifoidea.
Transmisión: El contacto, los alimentos o el agua pueden transmitir esta enfermedad.
Síntomas: Fiebre, dolor, tos.
Diagnóstico: Difícil.
Error de diagnóstico: Neumonía, Peste.
Progresión: La incubación es de 6 días. La primera fase dura 7 días tras la incubación y se desarrolla completamente durante 6 semanas más.
Recuperación: Difícil.
Posibilidad de Muerte: Baja.
Debilidad tras la recuperación: 6 semanas.

• Tifus.
Transmisión: Contacto.
Síntomas: Fiebre, dolor de cabeza, sarpullidos.
Diagnóstico: Normal.
Error de diagnóstico: Gripe.
Progresión: La incubación es de 1 día. La primera fase dura 5 días tras la incubación y se desarrolla completamente durante 10 días más
Recuperación: Difícil.
Posibilidad de Muerte: Baja.
Debilidad tras la recuperación: 7 días

• Rabia.
Transmisión: Mordisco de un animal (saliva), contacto con fluidos corporales infectados.
Síntomas: Fiebre, dolor de garganta, después dolores fuertes, salivación y sudoración.
Diagnóstico: Difícil.
Error de diagnóstico: Gripe.
Progresión: La incubación es de 3 semanas. La primera fase dura 14 días tras la incubación y se desarrolla completamente durante 7 días más.
Recuperación: Muy difícil.
Posibilidad de Muerte: Muy alta.
Debilidad tras la recuperación: 4 meses.

• Peste.
Transmisión: Pulga o llevado por el aire.
Síntomas: Fiebre, glándulas hinchadas, fuertes dolores, tos, escalofríos.
Diagnóstico: Difícil.
Error de diagnóstico: Neumonía, Gripe.
Progresión: La incubación es de 4 días. La primera fase dura 4 días tras la incubación y se desarrolla completamente durante 8 días más.
Recuperación: Difícil.
Posibilidad de Muerte: Muy alta.
Debilidad tras la recuperación: 15 semanas.

• Viruela.
Transmisión: Contacto, llevado por el aire.
Síntomas: Fiebre, malestar general, ampollas sobre el cuerpo.
Diagnóstico: Normal.
Error de diagnóstico: Varicela (gripe).
Progresión: La incubación es de 3 días. La primera fase dura 3 días tras la incubación y se desarrolla completamente durante 14 días más.
Recuperación: Difícil
Posibilidad de Muerte: Alta
Debilidad tras la recuperación: 7 días

• Gripe.
Transmisión: Cualquiera.
Síntomas: Fiebre, malestar general, tos.
Diagnóstico: Fácil.
Error de diagnóstico: Alguna otra gripe.
Progresión: La incubación es de 3 días. La primera fase dura 1 día tras la incubación y se desarrolla completamente durante 2 días más.
Recuperación: Fácil.
Posibilidad de Muerte: Muy baja.
Debilidad tras la recuperación: 3 días.

Creando Nuevas Enfermedades.
Se pueden crear nuevas enfermedades simplemente seleccionando los efectos y modificándolos como se desee. Típicamente, las enfermedades con periodos de incubación más largos hacen menor daño inmediato y son menos contagiosas, pero en cambio son mucho más difíciles de recuperarse en cada fase y a menudo son más mortales al final. Las enfermedades con periodos cortos de incubación tienen que ser más contagiosas pero tienden a ser más fáciles de recuperarse en cada fase, y en conjunto menos mortales. Existen excepciones. Una enfermedad como el ébola, por ejemplo, rompe estas pautas comunes. Tiene a propagarse muy rápidamente en zonas delimitadas, matando a la mayoría de los infectados, acabando con todos los humanos con más rapidez con la que ellos se pueden de la zona infectada. Es por ello que los brotes intermitentes de ébola tienden a erradicarse ellos mismos de forma natural.

1 comentario:

Gaby dijo...

Excelente compendio de datos. Me resultó muy útil.