miércoles, 30 de septiembre de 2009

El arte de escribir. Decálogo (XI)

Diez cosas que deberías saber sobre escritura.

10. Gente con menos capacidad que tú ha tenido más éxito en este negocio.
Es importante saber, desde el primer momento, que escribir no es como hacer cirugía o levantar un rascacielos. Muchos bestsellers de éxito no han sido escritos por ingenieros aeronáuticos. De todas formas, también añadiría que gente con más capacidad que tú también han fracasado en este negocio.

9. Sinopsis clara y concreta.
Ningún editor lee el libro entero, leen sinopsis. Cuando alguien manda un libro a un editor, éste lo reenvía a un lector profesional que hace una sinopsis sobre la que emite una opinión. Obviamente, y dado el inmenso volumen de material que reciben, no todos los manuscritos reciben una lectura completa y adecuada que merecen.

8. No seas demasiado brillante.
El mayor problema con el que se encuentra mucha gente a la hora de escribir es que intentan que una aparentemente monumental idea funcione en el papel. Buscan LA idea.
Escribir es rescribir. La mejor forma de verlo es estudiar los planes de guerra de Napoleón. Cuando le preguntaron por su estrategia para conquistar Italia, Napoleón Bonaparte dijo: "Primero llegaremos allí, después ya veremos...". No intentes ser demasiado creativo, imaginativo o profundo... Así lo único que conseguirás es bloquearte. Nunca conseguirás plasmar en papel la percepción de la grandeza que hay en nuestras mentes. Simplemente empieza a escribir y a ver qué pasa... En cualquier caso tendrás que rescribirlo después.

7. El diálogo es como el oro, gástalo sabiamente.
Una buena descripción puede resumir setenta líneas de diálogo con una frase, o convertir páginas y páginas de diálogo en la simple descripción de una mirada. Es más sencillo escribir un diálogo, pero no todo puede ser diálogo.

6. Conflicto, conflicto, conflicto.
Una historia que no tiene conflicto no es una historia. Sube a tu héroe a un árbol, tírale rocas, tírale rocas mayores, tírale al suelo. La base de nuestro drama son las piedras que le tiramos. Hay lucha, una gran cantidad de obstáculos que pasar, y el equilibrio entre la vida y la muerte es delicado. Tal como Jack Benny dijo una vez: "Si es siempre interesante, es siempre bueno". El conflicto hace las cosas interesantes.

5. Tienes pocas páginas para enganchar al lector.
El lector debe engancharse a la historia desde el principio. Si se aburre, si no entiende lo que sucede, dejará el libro de nuevo en la estantería y empezará con otro. Preparar bien tu historia es crucial. Métenos en tu historia rápidamente.

4. Escribe cada escena aparte.
Mediante tarjetas, una libreta, folios separados,... Las escenas de un libro son como un Tetris, que deben encajarse para crear una línea argumental. Funcionan de la misma manera que los storyboards para los directores, porque permiten desarrollar un flujo argumental. Escribe cada escena en una página separada y después empieza a mezclarlas y barajarlas. Es como trabajar la arcilla, poco a poco comienzan a tomar forma.

3. Conoce el final de la historia antes incluso de empezar a escribirla.
Este es probablemente el consejo más valioso para el juego de la escritura: los mejores libros son aquellos que avanzan, constante e inexorablemente, hacia una conclusión satisfactoria. No necesitas saber exactamente los detalles, pero tienes que saber cómo va a acabar tu historia. El final sumariza el contexto de toda la historia. Una vez que sabes dónde vas, apunta tu historia hacia esa estrella.

2. Sé capaz de describir tu historia en 25 palabras o menos.
Una reseña es ese pequeño comentario que sigue al título del libro en una lista de novedades y que cuenta resumidamente de qué va. Es una herramienta muy importante para escritores, porque te enfoca hacia los elementos clave de tu historia.

1. Estrújate la parte izquierda del cerebro.
Básicamente, nuestra parte izquierda del cerebro es la parte lógica de nuestra mente. Hace matemáticas, conduce el coche, nos mantiene parados cuando el semáforo está en rojo. La parte derecha no puede controlar una contabilidad, conduce demasiado rápido y quiere sacar a la luz nuestros secretos más íntimos a través del arte, la música y la escritura. Cuando lo que sale de ahí tiene esa pinta maloliente, blanda y marrón, es el viejo amigo izquierdo quien nos dice que ya está bien de tonterías incompetentes. Sólo está tratando de protegernos, tratando de que paremos el ritmo. No es lógico ser creativo a base de mezclar y amasar ideas incongruentes entre sí. La parte izquierda hace su trabajo golpeando nuestra ya de por sí baja autoestima. Esa es la razón por la que muchos artistas y escritores son borrachos, drogadictos o están locos como un cencerro... Son sólo la mitad de sus mentes. Todas las historias son artificiales, invenciones. Si quieres escribir, deberás sobrepasar la parte ilógica del proceso creativo. Y el miedo.

2 comentarios:

dacostilla dijo...

He utilizado este decálogo para adaptarlo a los juegos de rol, algun otro anterior, tambien, realmente los consejos funcionan para escribir lo que sea, partidas de rol, relatos, etc...

Sigue con tu visión de todo esto de escribir.

Noren dijo...

He tenido ocasión de leerlo, pues tu blog se cuenta entre mis visitas habituales. La adaptación me parece muy adecuada y, como tu dices, adaptable a cualquier otro tipo de creación artística.