miércoles, 6 de febrero de 2013

Citas (XXIII)


Las personas inteligentes son capaces de simplificar lo complejo. Los tontos suelen complicar lo sencillo.

El modo de dar una vez en el clavo es dar cien veces en la herradura. (Miguel de Unamuno)

Para llegar a la excelencia es necesario formarse,  pero para traspasarla hay que transformarse. (Xesco Espar)

No puedo cambiar la dirección del viento, pero sí ajustar mis velas para llegar siempre a mi destino. (James Dean)

Más importante que las decisiones es el momento elegido para tomar dichas decisiones.

No luches demasiado con un enemigo o terminarás enseñándole todo lo que sabes sobre el arte de la guerra. (Napoleón Bonaparte)

He tenido éxito probablemente porque me dí cuenta de que no sabía nada sobre escribir y simplemente he intentado contar una historia interesante de forma entretenida. (Edgar Rice Burroughs)

Cuando el fin es lícito, también lo son los medios. (Hermann Busenbaum)

Ser libre no es solamente desatarse las propias cadenas, sino vivir de una forma que respete y mejore la libertad de los demás. (Nelson Mandela)

Todas las puertas de salida son entradas a algún lugar.

Las mentes cerradas suelen venir acompañadas de bocas abiertas.

Solamente los peces muertos siguen la corriente.

Mejor no sacar pecho, no sea que te lo hundan.

Si solo piensas en ganar, es más fácil que pierdas. (Valero Rivera)

Nunca hagas lo que ya sabes hacer. (Eduardo Chillida)

El número de cosas improbables que pueden suceder es tan grande que podéis tener la seguridad de que algunas de ellas sucederán realmente.

Si algo nos ha enseñado el Tetris es que los errores se acumulan y los éxitos desaparecen.

Los artistas mienten para decir la verdad, mientras los políticos mienten para ocultarla. (Alan Moore en "V de Vendetta")

Es peligroso tener razón cuando los que mandan están equivocados. (Voltaire)

La codicia llega como pasajero, nos visita como huésped y se queda como dueño. (Confucio)

Justicia, igualdad y libertad son algo más que palabras, son metas alcanzables. (Alan Moore en "V de Vendetta")

El tiempo perdido nunca se vuelve a encontrar. (Benjamin Franklin)

El tiempo descubre la verdad. (Séneca)

No puedo cambiar la dirección del viento, pero sí ajustar mis velas para llegar siempre a mi destino. (James Dean)

Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor. (Samuel Beckett)

Cuando Dios te da un don, también te da un látigo, y el látigo es únicamente para autoflagelarse. (Truman Capote)

Prefiero que mi mente se abra movida por la curiosidad a que se cierre movida por la convicción. (Gerry Spence)

La duda es uno de los nombres de la inteligencia. (Jorge Luis Borges)

Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. (Steve Jobs)

Un inútil motivado es un peligro. (Victor Küppers)

La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad. (Maquiavelo)

La paciencia cocina una piedra. (Proverbio africano)

Creía que un drama era cuando llora el actor, pero la verdad es que lo es cuando llora el público. (Frank Capra)

Uno puede saber cómo vencer, pero esto no significa necesariamente que vaya a vencer. (Sun Tzu)

El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros los que las jugamos. (Arthur Schopenhauer)

Un emperador debe morir de pie. (Tito Flavio Vespasiano)

Si me diesen seis horas para talar un árbol, dedicaría las tres primeras a afilar el hacha. (Abraham Lincoln)

Si no esperas lo imprevisto no lo reconocerás cuando llegue. (Heráclito)

Temo a los mercaderes incluso cuando traen regalos. (Laocoonte)

El talento es como un bebé, hay que alimentarlo. (Annie Leibovitz)

Hay dos tipos de problemas: los que se solucionan solos y los que no tienen solución.

No digas es imposible. Di: no lo he hecho todavía. (Proverbio japonés)

El fútbol es un milagro que le permitió a Europa odiarse sin destruirse. (Paul Auster)

Lo importante es saber qué batallas hay que librar.

Todos los errores están ahí, esperando que alguien los cometa. (Savielly Tartakower) 

No busques culpables. Busca las soluciones a los problemas.

Nadie acepta el azar como parte de su propio éxito, tan solo de sus fracasos.